dissabte, 27 d’agost de 2016

alcatraz contra los bibliotecarios malvados


Alcatraz contra los Bibliotecarios Malvados
Brandon Sanderson
Ediciones B, 2016

En su decimotercer cumpleaños, el huérfano Alcatraz Smedry recibe un curioso paquete: una bolsa de arena, herencia de sus padres, que han desaparecido. La bolsa es robada de inmediato, y entonces Alcatraz comprende que no se trata de una arena cualquiera. Con ella, los Bibliotecarios Malvados que controlan en secreto algunos de los países más poderosos del mundo podrán controlar también algunos de los Reinos Libres.

Alcatraz y un grupo de chicos inusuales se convertirán en los encargados de luchar contra ellos y acabar con los Bibliotecarios de una vez por todas.




divendres, 26 d’agost de 2016

els palaus de tinta de domingo marchena


La biblioteca Agustí Centelles, Barcelona. Foto de Kim Manresa.

PALAUS DE TINTA
L'ombra de Calvino
Domingo Marchena
La Vanguardia. 17|7|2016 

Aquesta crònica estival, primera d’una sèrie de set, és una declaració d’amor. Per això hi ha tants adjectius. Amor a les biblioteques i a llibres com ara Si una nit d’hivern un viatger. Diu que el seu autor, Italo Calvino, va morir a la Toscana el 1985. No us ho cregueu. La seva ombra es veu diàriament per la biblioteca Agustí Centelles, de Barcelona.

Apareix entre Aquí descansa, d’un altre escriptor immortal, Pere Calders, i L’endemà, de Lluís Calvo, un autor afortunadament viu, però que sens dubte aspira a ­com­partir un dia llunyà xerrades a l’olimp de les lletres amb tots dos.

El nostre italià universal és com aquests senyors que no et coneixen de res i et donen conversa al tren, l’autobús o el metro. Al principi l’escoltes gairebé per educació, però la ganyota de disgust que s’ha començat a dibuixar a la teva cara es dissipa així que les paraules comencen a formar frases; les frases, paràgrafs; els paràgrafs, històries apassionants. Al final baixes del tren, l’autobús o el metro, és a dir acabes el llibre, amb la sensació que t’hauria agradat que el viatge fos interminable. I, per fortuna, ho és.

Perquè, com explica Calvino a Per què llegir els clàssics, pots submergir-te mil vegades en un llibre i trobar-hi mil coses noves en cada lectura. O no obrir-lo mai i gaudir amb la idea que és allà, amagat, esperant-te. Poques obres com Si una nit d’hivern un viatger encomanen tanta passió pels llibres, per l’acte de llegir i per les biblioteques. L’autor la va qualificar com una novel·la sobre el plaer de llegir novel·les. Però el veritable protagonista és el lector, que comença una vegada i una altra la lectura de deu novel·les que queden interrompudes, en suspens, fins a una sorpresa final que no revelarem perquè llegir és anar a trobar una cosa que està a punt de ser i que encara ningú no sap què serà.

Què buscava Calvino en la literatura? Un personatge de Si una nit d’hivern un viatger explica que el seu llibre ideal és el que té com a força motriu només les ganes de contar, d’acumular històries sobre històries, sense pretendre imposar una visió del món, sinó només demostrar que la narració creix com creix una planta. Per què Calvino va començar i va deixar inconcluses –aparentment– les deu novel·les de Si una nit d’hivern un viatger? I per què aquesta sèrie tindrà set lliuraments? Perquè, com explica un altre personatge de l’obra, “calia fixar un límit, per molt conven­cional que fos.” El viatge, que començarà amb Calvino a una biblioteca de l’ Eixample, recorrerà altres autors i biblioteques, totes fantàstiques.

De vegades el cronista sortirà de casa seva amb un llibre. D’altres, hi anirà a buscar-lo. La xarxa de lectura pública de Cata­lunya rep milions de visites anuals i continua creixent. Però si encara queda algú que no s’ha animat i ho fa gràcies a aquesta sèrie, haurà pagat la pena. Barcelona fa cada any una enquesta sobre els serveis municipals. Les biblioteques –i la d’ Agustí Centelles és un excel·lent exem­ple– sempre obtenen la nota més alta, amb un 7,8. El mateix passa amb les que depenen d’altres municipis, de les diputacions o de la Generalitat.

Hi ha palaus de tinta sota un mercat, com a Alella; a edificis dignes d’un premi d’arquitectura, a Ciutat Meridiana; o a cases de poble amb una vista meravellosa, a Sant Pol de Mar. D’altres són entre gandules i para-sols, com la biblioplatja de la Barceloneta. O viatgen, però no en el carro de La llibreria ambulant, de Christopher Morley, sinó en moderns bibliobusos que recorren els municipis petits. Clubs de lectura, exposicions, conferències, activitats infantils, cursets, exposicions... De debò creieu que una biblioteca és un magatzem de llibres?

Gairebé al final de Si una nit d’hivern un viatger, diu Calvino: “Lector, ja és hora que la teva accidentada navegació trobi un atracador. Quin port pot oferir-te acolliment més segur que una gran biblioteca?”.

BIBLIOTECA AGUSTÍ CENTELLES. C/ Urgell, 145-147, Barcelona.
Si una noche de invierno un viajero, Italo Calvino.

La resta de cròniques de la sèrie 'biblioteques':
El lament d'un pare. (Biblioteca Pública de Tarragona)
De xemeneies i pedres (Biblioteca Manuel Arranz)
Retorn a Can Sumarro (Biblioteca Can Sumarro. L'Hospitalet de Llobregat)
El poble del camí (Biblioteca Font de la Mina. Sant Adrià del Besòs)
El secret de Bru Rovira (Biblioteca Pública de Lleida)
La llum d'Ernest Lluch (Biblioteca Ernest Lluch. Girona)


dijous, 25 d’agost de 2016

la millor biblioteca pública del 2016



Durante el congreso de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA) celebrado en Columbus, Ohio, se ha premiado a la biblioteca Dokk1 en Aarhus (Dinamarca) como la mejor biblioteca del año 2016 La biblioteca, diseñada por Schmidt Hammer Lassen Architectsse impuso a  otras las bibliotecas de Australia y Estados Unidos, convirtiéndose en la primera biblioteca danesa de recibir este prestigioso premio.
La biblioteca central de Aarhus, el la más grande del municipio y el repositorio central de libros y administración de bibliotecas locales dentro del municipio. También es la biblioteca pública más grande en Escandinavia. Dokk1 es parte de un esfuerzo por recuperar las antiguas zonas industriales del puerto de Aarhus en áreas residenciales y comerciales. El nombre del edificio se determinó mediante un concurso público celebrado en el otoño de 2012. La combinación de letras y números puede ser pronunciada como “Dokken”, “Dok én” o “dok ét”, es decir, el muelle o muelle 1 en inglés. El término hace referencia a su ubicación en el antiguo puerto industrial junto a la línea de costa. Además de albergar la Biblioteca Pública de Aarhus, da cabida al departamento de servicios públicos municipales, teatro, espacio para empresas y un gran aparcamiento subterráneo automatizado accesible a cualquier persona de la ciudad. Dokk1 representa una tendencia de combinar diferentes fines culturales bajo un mismo techo junto con funciones comerciales o de negocios. Además Dokk1 ha sido construida y diseñada con un enfoque centrado en la sostenibilidad energética y el bajo consumo, tanto en la fase de construcción como en la fase operativa, cumpliendo con los requisitos de sostenibilidad establecidos por el gobierno danés.
El edificio está diseñado como un disco heptagonal metálico flotando por encima de un prisma de cristal que descansa sobre un amplio lecho de escaleras irregulares que dan acceso hacia todos los lados. El disco metálico tiene oficinas y administración, mientras que el prisma de cristal alberga la biblioteca pública, diseñado para ser transparente de modo que es posible ver en entorno y todas las actividades propias desde el exterior, mientras que desde el interior proporciona una magnífica vista del puerto, la bahía, el bosque y la ciudad .
[...] La biblioteca abrió al público en 2015 con un proyecto financiado conjuntamente por el municipio de Aarhus y Realdania de 2,1 mil millones de coronas danesas. Situada en la desembocadura del río de Aarhus en uno de los sitios más céntricos de la ciudad de Aarhus, el edificio tiene 35,600m2 está diseñado como un lugar para el intercambio de conocimientos y oportunidades y un punto de encuentro multicultural. La popularidad de Dokk1 fue inmediata; dentro de los 7 meses de su apertura había acogido más de un millón de visitantes. 


La biblioteca Dokk1 en Aarhus (Dinamarca) premiada como la mejor biblioteca del año 2016 en el congreso de IFLA 2016. Universo abierto. 20|8|2016.

dimecres, 24 d’agost de 2016

citius altius fortius


Llançament de llibres. Library Olympics de la Universitat de Dayton, Ohio.

Que el trabajo de los bibliotecarios sea sobre todo intelectual no significa que no tenga un importante componente físico. Es por algo que se ha planteado la idea de que existan robots que ayuden a los bibliotecarios a hacer su labor. En la biblioteca de la Universidad de Dayton, en Ohio, están tan seguros de que es así que recientemente acaban de organizar y celebrar los primeros Juegos Olímpicos Bibliotecarios de la historia.
Según explica Katy Kelly, el evento estaba compuesto por distintas destrezas olímpicas como apilamiento de libros, equilibrio de libros sobre la cabeza, lanzamiento de libros ‒donde puntuaba la creatividad‒, clasificación de libros por orden, carrera con carro a lo largo de un circuito o búsqueda de objetos alrededor de un campus, entre otros. La competición estuvo tan reñida que el equipo ganador se alzó con la medalla por un solo punto de diferencia. Las fotos de estas Olimpiadas fueron presentadas a través de Twitter bajo el hashtag #udlibpic.

Alejandro Gamero. «Los bibliotecarios también tienen sus propios juegos olímpicos». La piedra de Sísifo. 21|8|2016.

dimarts, 23 d’agost de 2016

l'agost dels escriptors


Peter Orlovsky (esquerra), Jack Kerouac i William S Burroughs (cos a sorra),
 en una platja de Tànger, 1957.

CRÓNICAS DEL CALOR
El agosto de los escritores
Quizá todos los veranos se parezcan, con su mezcla de guerra, paz, silencio, playa, viajes, felicidad, hastío
JUAN TALLÓN
El País
20 AGO 2016
¿Cómo era la vida en agosto hace cincuenta años, y hace cien, y en el siglo de León Tolstoi? Quizá todos los agostos se parezcan, con su mezcla de guerra, paz, silencio, playa, viajes, felicidad, hastío. Tolstoi anota en sus diarios, el 12 de agosto de 1854, que ese día empezó la mañana bien, trabajó un poco, pero por la tarde… "Dios, ¿no voy a reformarme nunca? Perdí en el juego lo que me quedaba de dinero y 3.000 rublos que no pude pagar. Mañana venderé mi caballo". En otro universo, y en otro siglo, Virginia Woolf hablaba de agosto de 1927 como el año de los días felices en los que aprendió a conducir y "el coche está resultando la alegría de nuestras vidas, una vida adicional, libre, móvil y airada".
Hay años, o vidas, en las que ante agosto nada posee gravedad bastante. "Alemania ha declarado la guerra a Rusia. Por la tarde, Escuela de Natación", escribe Franz Kafka en una de las entradas más citadas de sus diarios, en agosto de 1914. Por contra, hay existencias que en ese mes se vuelven gravísimas. Insensible al consuelo, Alejandra Pizarnik registró en una nota del 25 de agosto de 1962, durante su estancia en Saint-Tropez que "sé perfectamente que si no me suicido pronto, me daré a la bebida".
En 1959, Gil de Biedma pasó el 10 de agosto con Ángel González en Miraflores, donde visitaron a Vicente Aleixandre. "Día agradable, pero de mucho alcohol", escribe, resumiendo una estampa típica del verano. En otro gesto propiamente estival, Josep Pla paseaba en 1918 por Canadell cuando observó a cuatro muchachos agujereando las paredes de las casetas de la playa para ver cómo las señoritas se desnudaban a la hora del baño. "Siempre hace gracia contrastar, sobre la piedra de toque de la realidad, los tópicos escolares".
Siguiendo la costa, hacia el sur, se llega a Palamós. Allí pasó varios meses de 1962 Truman Capote, trabajando en A sangre fría. En una de sus postales a Marie Deway, con fecha de 8 de agosto, daba cuenta de la "gran aventura" que había vivido el día anterior, cuando "un incendio forestal quemó la finca de al lado y casi nos engulló". Lo único que cogió antes de salir corriendo fue el manuscrito de la novela.
Los viajes para trabajar son consustanciales al verano. En una conferencia de 1932, Federico García Lorca contaba cómo tres años antes llegó el mes de agosto "y con el calor estilo ecijano" que asolaba Nueva York decidió marcharse al campo, a Edem Mills, donde dos niños "con paciencia me enseñaron la lista de los presidentes de Norteamérica". Tras su periplo por Cuba, llegaron también a Nueva York Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí. Esta glosa en sus diarios, el 10 de agosto de 1939, que pasaron la mañana en el Museo de Arte Moderno. "El cuadro de Picasso, El perro y el hombre, de su período azul, me embelesó. […] El Gala de Dalí, espléndido".
En Descubrimientos, al llegar agosto Clarice Lispector improvisa preguntas para un cuaderno escolar. ¿Cuál es la cosa más antiguo del mundo? "Podría decirse que Dios". ¿Y la más bella? "El instante de inspiración". ¿La más grande? "El amor". ¿La más constante? "El miedo". "¿Y lo más fácil de hacer? Existir, después de que se pasa el miedo".
A veces agosto es un mes de espera. En sus notas de 1965, Ricardo Piglia relata cómo pasó un domingo preso en una comisaría. Había ido a un concierto de Mercedes Sosa, "estábamos un poco borrachos y de pronto, al salir, empezamos a pelear con un grupo de provincianos". Fue en Buenos Aires. En la misma ciudad, en 1951, Julio Cortázar se sentó a escribir una carta a Edith Aron para anunciarle que regresaba a Francia y que le gustaría verla. "No sé si se acuerda todavía del largo, flaco, feo y aburrido compañero que usted aceptó para pasear algunas veces por París para ir a escuchar a Bach". Lo espera una ciudad eterna, floreciente, distinta a la que paseaba Gaziel en 1914, en plena Gran Guerra, con los museos, las salas de conferencias y los teatros cerrados. "Los editores y libreros también han clausurado oficinas y tiendas, con unos rótulos que dicen: À cause de la mobilisation", escribe en Diario de un estudiante.
Hay tantas imágenes de París en agosto como escritores. En 1967, Paul Auster acababa de llegar a la ciudad, donde descubre el placer de fumar Parisiennes y salir temprano a la calle para tomar café con los trabajadores, el vendedor de hielo, el basurero… "Lo único curioso es que esos hombres –destaca en Informe de interior– en lugar de tomar café trasiegan toda clase de exóticas bebidas alcohólicas".


dilluns, 22 d’agost de 2016

el parèntesi dret



dissabte, 23 de juliol de 2016

el parèntesi esquerre




divendres, 22 de juliol de 2016

punks de biblioteca


A la façana lateral de la KAKV, Casa de la Cultura de Villena (Alt Vinalopó).


dijous, 21 de juliol de 2016

una bala neta dins de carn tova


Font: Pere Calonge ‏@perecalonge 

Vladimir Nabokov. Parla, memòria. Traducció d'Oriol Carbonell. Edicions 62, 2000. P. 233.


dimecres, 20 de juliol de 2016

anna akhmàtova


Akhmàtova retratada per Moisei Nappelbaum, Leningrad, 1924.
«En esta imagen, el rostro aristocrático de Anna Ajmátova recuerda los retratos renacentistas de las señoras de las cortes italianas. Nappelbaum (autor del primer retrato oficial de Lenin) la retrató de perfil, un perfil formidablemente irregular que, como cuentan los que la conocieron, mostraba con orgullo y que fascinó a numerosos retratistas, impresionados por la femineidad dominante y misteriosa de una mujer que quería que se la llamara «poeta». De hecho, le parecía que la palabra «poetisa» limitaba el campo del saber que la inspiraba. También quedó fascinado por ella Modigliani, que la conoció en París. Nunca llegó a pedirle que posara para él, pero realizó de memoria dieciséis retratos que le mandó después a Rusia. Por desgracia, excepto uno, que ella conservó celosamente, estos se perdieron durante la Revolución Rusa. Su poesía y su vida son un testimonio elocuente y doloroso de los acontecimientos que convulsionaron la historia de Rusia en el siglo XX...»

Escritores. Grandes autores vistos por grandes fotógrafos. Groffredo Fofi (editor). Blume, 2014. P. 12.

Akhmàtova vista per Modigliani, 1911.


dimarts, 19 de juliol de 2016

rilke a ronda


L'habitació 208 del Hotel Reina Victoria de Ronda
que va ocupar Rilke del 9 de desembre del 1912 fins al 17 de gener del 1913. 

Cuando Rilke emprendió su viaje por España, no había oído hablar de Ronda, donde llegó casi por casualidad. Se sintió abrumado por la majestuosidad del paisaje y decidió quedarse por un tiempo; al final, estuvo allí desde diciembre de 1912 hasta febrero de 1913. Aprovechó el anonimato –un turista extranjero en un hotel prácticamente vacío – para realizar un ejercicio de introspección y plantearse intensamente la dirección que habría de tomar su obra, y tuvo un brote de creatividad, al contrario de lo que le había sucedido en Toledo.
Desde Ronda consiguió un nuevo estudio en París y partió en febrero para enfrentarse una vez más a la dura prueba que esta ciudad representaba para él desde que, en 1902, la visitara por primera vez. Ronda, por lo tanto, podría considerarse un lugar de descanso, un periodo de tregua en el peregrinaje –a menudo atormentado– de Rilke por los países de Europa, y una íntima experiencia de un paisaje cuyas características numinosas tuvieron una profunda resonancia en su interior.

[De la contracoberta del llibre:  Rainer Maria Rilke. En Ronda. Cartas y poemas. Introducció i notes d'Anthony Stephens. Pre-textos, 2013].

*  *  *

Cuando Rilke llegó a Ronda, en la noche del lunes 9 de diciembre de 1912, eran pocos los huéspedes en el Hotel Reina Victoria. Le dieron una habitación con una impresionante vista sobre el parque, la pineda, los almendros, las dehesas, los cotos y alijares, los caminos de tierra roja, el valle hondo con los molinos y batanes que abastecían a la población, y los montes blancos de la sierra gaditana.
Sir Alexander Henderson —ingeniero británico, promotor de grandes industrias— tuvo la feliz idea de crear unos lugares de reposo saludable para la guarnición inglesa de Gibraltar. Y así construyó una línea férrea que atravesaba la sierra gaditana, y dos elegantes hoteles: el Reina Cristina en Algeciras y el Reina Victoria en Ronda.
En el Hotel Reina Victoria, uno se sentía a medio camino de Inglaterra, sobre todo a la hora del desayuno o del té, servidos con bandejas y teteras de alpaca, y con vajillas de porcelana inglesa. Los tejados de cerámica vidriada verde y las altas chimeneas le daban al edificio un aire fantasioso de cuento de hadas.
[...] El Hotel Reina Victoria tiene una arquitectura más propia de una colonia inglesa que de un pueblo serrano de Andalucía. Parece una ilustración de un cuento inglés. Sir Alexander Henderson encargó la obra a uno de los arquitectos más creativos y originales de su tiempo: Thomas Edward Colcutt, un genio que construyó también el Hotel Savoy de Londres. Podría haber levantado una arquitectura parecida en Sintra o en Madeira. Buscó un diseño original y modernista, sin referencias locales.

Mauricio Wiesenthal. Rainer Maria Rilke. (El vidente y lo oculto). Acantilado, 2015. P. 746-748.






dilluns, 18 de juliol de 2016

relectures d'estiu


«Cada any que passa em fa més ràbia el concepte de «lectura d’estiu», amb el seu aire de lleugeresa despreocupada, que recluta llibres distrets, refrescants, per desconnectar i, si pot ser, molt llargs. Després hi ha més d’un lector ocasional que arriba a la tardor sense haver passat del tercer capítol i, entre excuses, abandona el llibre com si fos un gos que ha sortit massa tabalot i exigent. Ell mai no ho faria, em dic, però de fet tant me fa: al capdavall aquesta mena de lectors també fan viure el món editorial. Llavors m’adono que en el fons seria més lògic que parléssim de les relectures d’estiu. Trobo que el caràcter cíclic de les estacions i la repetició d’uns costums o rituals conviden a la relectura, al retrobament –un cop l’any– d’un llibre estimat.
Però ¿com haurien de ser aquestes relectures? Fa uns dies Enrique Vila-Matas recordava en aquestes pàgines el centenari del naixement de Natalia Ginzburg, i la connectava amb dues autores d’una obra personalíssima i que no envelleix: Marguerite Duras i Patricia Highsmith. Totes tres, em sembla, són exemples ideals de relectura i retorn a un món propi, ja sigui a través d’un mateix títol cada any o d’una altra obra que n’ampliï la geografia literària. Ara fa dos anys vaig rellegir 'Les veus del vespre', de Natalia Ginzburg, amb gran entusiasme, i estic segur que tornar a 'Lèxic familiar' o 'Les petites virtuts' em faria sentir que d’alguna manera estic rellegint tota la seva obra. Ara mateix se m’acut una altra escriptora que podria completar aquesta tria: Muriel Spark. La reedició en català, tants anys després, de 'La plenitud de la senyoreta Brodie' (Labreu) és potser el millor camí per reviure el seu estil, aquesta tria minuciosa de cada paraula que sovint la porta a jugar amb sobreentesos i provocacions morals, una combinació explosiva.
Ginzburg, Duras, Highsmith, Spark. Com que els seus llibres solen ser més o menys breus, totes quatre són relectures perfectes per a l’estiu. Com qui torna al poble de vacances i recupera les amistats de temporada, t’esperen i t’acullen i et fan entendre un any més que ets tu qui ha canviat, i no pas elles.»

Jordi Puntí. Relectures d'estiu. El Periódico. 15|7|2016.